Jesús Malverde el santo de los narcos

En Culiacán, Sinaloa cantera de los narcotraficantes mexicanos más famosos del mundo el mítico personaje de la capilla central resalta al ser venerado por miles de personas, que a manera de carnaval y fiesta honran su figura: es el bandolero que se convirtió en santo patrono de los narcotraficantes “Jesús Malverde”. 

Mujeres, niños y hombres de todas las edades marchan en caravana para acompañarlo, le reciben con gritos y aplausos, los más creyentes derraman whisky Buchanan's como ofrenda para que les cumpla milagros y peticiones, algunos le ruegan protección, otros, valentía y dinero. 

Fajos de dólares, cadenas de oro, flores y pinturas al óleo, son algunos de los tributos ofrendados a Malverde, el cual recibe feligreses de todas partes del mundo, incluyendo partes de México, y admiradores internacionales de Los Ángeles California -Estados Unidos- quienes viajan cada año para festejarlo, aunque la iglesia católica jamás lo ha reconocido como miembro en su repertorio de santos. 

Nacido en 1870, Jesús Malverde fue -según la leyenda de los sinaloenses- el “Robin Hood” mexicano, atracando a los ricos para repartir la fortuna entre los pobres, burlándose de las autoridades traspasaba fronteras nacionales he internacionales con los motines que distribuía entre la gente de escasos recursos. Ser un bandolero en épocas del porfiriato no causó gracia en el entonces gobernador de Sinaloa, Francisco Cañedo, quien puso precio a la cabeza del bandolero.

En 1909 fue capturado y colgado en la plaza pública sin derecho a un funeral digno. 

Cuando la soga -con la que fue colgado- se rompió, el “héroe” permaneció en el suelo hasta que los sinaloenses -en agradecimiento con el que fue su benefactor- comenzaron a lanzar piedras logrando que el cuerpo inerte quedará sepultado. Tiempo después  le fue colocada una cruz a manera de altar cerca de la estación del ferrocarril, en donde migrantes que pasaban por la zona  colocaban  veladoras y rezaban para tener fortuna.

A más de 100 años de su muerte, no existen documentos que comprueben o desmientan la existencia de Jesùs  Malverde, pese a eso, gracias a la fiesta del “santito” cada año la trascendencia cultural y el turismo de Sinaloa aumenta, así como la gente que cree fielmente en el “protector del narco”. 

 


contenidos © JairCabreracreato da Bluekea